miércoles, 31 de diciembre de 2014

La cítara

Eva Macaya ha realizado este trabajo:

CÍTARA
v  INTRODUCCIÓN:
La cítara es un instrumento de cuerda pulsada. Utiliza cuerdas comprensivas a lo largo de un largo cuello y una calabaza de resonancia hueca para producir un  sonido agradable con una resonancia armónica compleja. Utilizado predominantemente en el clásico Hindustani, la cítara fue ubicua en la música clásica de Hindustani desde la Edad Media. Se utiliza en todo el subcontinente indio.
También se denomina así  a un antiguo instrumento de cuerdas metálicas punteadas, afinadas de a pares (como el laúd) pero con la parte posterior plana como la guitarra. Un nombre más antiguo es el italiano cítole.


v  DATOS CURIOSOS:
  • Este instrumento fue dado a conocer en Venezuela por distintos fabricantes, solo como instrumento de aprendizaje musical, recibiendo el nombre comercial de Arpa Viajera, término atribuido al músico y compositor venezolano Hugo Blanco quien la comercializó con ese nombre.
  • La guitarra es una evolución de la cítara.
  • La cítara tiene una vida milenaria y gran arraigo en Oriente. Existe una pequeña escultura de mármol en el Museo Arqueológico de Estambul, en Turquía. En esa pieza romana del siglo II se ve al dios Apolo tocando la cítara.

v  HISTORIA:
La cítara india se deriva de los laúdes de cuello largo de Asia occidental y de la familia veena de los instrumentos musicales indios. Su nombre proviene del persa "setar", "tres cuerdas". Los instrumentos de Asia central y occidental circularon en el subcontinente de Asia meridional, desde al menos el siglo 12, y algunos fueron posteriormente modificados y adaptados a los usos indios.
 Los instrumentos de este nombre están actualmente en Irán y Asia central.
La cítara es en la actualidad uno de los principales instrumentos de concierto de la música Hindustani (clásica del Norte de la India).
v  TIPOS:
La cítara es el fruto de siglos de evolución y, aunque su versión de concierto no pueda considerarse un instrumento antiguo, sus antecedentes sí se remontan a muchos siglos atrás:
Entre ellos encontramos la cítara de suelo, es muy simple, consiste en un tallo de junco tensado sobre postes de bambú que el músico golpea sirviéndose de baquetas de madera. Estos  postes están colocados encima de un hoyo cubierto con troncos o láminas de madera a modo de resonador.
En la actualidad, todavía pueden verse variantes de esta tipología instrumental en algunas partes del sudeste asiático y del continente africano. Entre los antiguos modelos de cítaras se cuentan también la de forma de cubeta o cuna, cuyas cuerdas (de tendón de buey) se tensan sobre una pieza de madera de forma rectangular, o la de forma de balsa, constituida por cañas entrelazadas y por cuerdas obtenidas a partir de la misma corteza de las cañas. El inanga o la totombito africanos pertenecen al grupo de las que tienen forma de cuna, mientras que la toba (instrumento tradicional de Benín) o la sarà-kad-ràj-an india que tienen forma de balsa. Otra de las variedades simples que han pervivido hasta nuestros días es la cítara de palo, que también está representada por diversos modelos (zeze en Mozambique, enzenze en Uganda o las versiones de una sola cuerda presentes en Vietnam, dan bau, y Camboya, sadiou). Los etnomusicólogos creen que su origen está íntimamente vinculado a la vina, una antiquísima cítara india que ha dado lugar a una gran cantidad de variantes.
Hay muchos más tipos de cítara como la me-me-ràj-an india, el sassandou de Timor o algunos modelos de Oceanía.
v  PARTES:
La cítara tiene una caja de resonancia de madera y dos brazos, unidos por un travesaño que contiene las clavijas para tensar las cuerdas. Este instrumento se toca con ambas manos. La derecha pulsa un palillo o púa, como sucede con los guitarristas.
El instrumento actual tiene una apariencia diferente de las antiguas cítaras indias, que tenían un solo mástil y la caja de resonancia era una calabaza. Desde hace siglos, su música permite una suerte de viaje a otras dimensiones, por lo cual sólo lo tocaban profesionales. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario